junio 23, 2024

Priístas más comprometidos con ese partido, son eclipsados por el grupo encabezado por Alejandro Moreno.

Priístas más comprometidos con ese partido, son eclipsados por el grupo encabezado por Alejandro Moreno, quien provoca renuncias
en cascada de quienes no están dispuestos seguir siendo ninguneados por una aristocracia rancia y abusiva.


Se desgrana la mazorca a pasos agigantados en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), ya que sus mejores militantes, los más preparados y con
mayores tablas políticas lo abandonan, decepcionados por el alto grado de manipulación y corrupción de parte de su dirigencia nacional, encabezada
por Alejandro “Alito” Moreno Cárdenas, quien de manera increíble lucra con las derrotas electorales a las que ha llevado a su partido, provocando una desbandada que amenaza con la desaparición del tricolor.

 

La actitud de los dirigentes del priismo ha empujado las renunciase quienes, como el ex síndico de Tlalnepantla, José Alberto González Aguilar, no
soportan más el estado de putrefacción en que opera el Revolucionario Institucional, condición impuesta por Moreno Cárdenas, quien no conforme con
llevarlo al voladero, pretende ejercer un Maximato para que una vez que él deje el puesto, éste quede en manos de sus incondicionales, ya sean de la
familia Moreira o Viggiano.

El propio González Aguilar, quien considera que el PRI tienen la actual dirigencia a la más corrupta de su historia,
denunció cómo los priístas más comprometidos con ese partido, son eclipsados por ese grupo encabezado por Alejandro Moreno, un grupo corrupto y de
complicidades.


De esta manera, Alberto González, se transformó en el depositario que alza la voz por las una militancia, como él mismo la calificó, leal pero lastimada,
utilizada y engañada que ve cómo las candidaturas son para las mismas familias de siempre, para los personajes que han lucrado con el poder.

La salida del PRI el ex síndico municipal, un personaje cercano al exgobernador, César Camacho Quiroz, representa el hartazgo delos priístas que se cansaron de ser ignorados y ninguneados, Por ello, se atreve a señalar que el tricolores comandado «por una aristocracia rancia y abusiva que se hace delos vestigios
que quedan para seguir lucrando con el poder. Es el imperio de los mismos, que se adueñan como aves de rapiña de lo que resta del partido”.

Acompañaron a Beto González en esta decisión trascendental para su futuro político, liderazgos ciudadanos del Estado de México y de Tlalnepantla,
entre ellos: Guillermo Fragoso Báez, dirigente del Sindicato 25 de Marzo; Jorge Anaya, Tere Galván, Roberto Rodríguez Barrera y Ramiro Rendón
Burgos.