mayo 20, 2024

Humo tóxico respiran habitantes de Tepotzotlán

Tepotzotlán, Méx.- Habitantes y organizaciones civiles del municipio de Tepotzotlán exigieron a las autoridades estatales extinguir en su totalidad el incendio que desde hace dos semanas persiste en el exvertedero de basura de esta localidad, de donde se desprenden grandes cantidades de humo tóxico que a diario respiran los pobladores de esta zona.


Entre sus demandas pidieron abrir albergues y realizar chequeos médicos, principalmente a la población que vive en las inmediaciones del lugar “que son los más afectados tras casi dos semanas que se ha mantenido activo el incendio”.

Detallaron que el pasado domingo 26 de abril, alrededor de las 12:00, inició la conflagración en el tiradero de desechos sólidos que fue clausurado hace un año por la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (Propaem) y se ubica en los límites municipales de Tepotzotlán y Teoloyucan.

Éste se encuentra en un área de aproximadamente 40 hectáreas, más 20 hectáreas, donde se montó una mina irregular para extraer tepetate dentro de una Área Natural Protegida.

Mariano Cid del Prado, presidente del Club Ruta Real, dedicado al cuidado, preservación y mantenimiento del medio ambiente de Tepotzotlán, principalmente de las Áreas Naturales Protegidas Sierra Parque Estatal Tepotzotlán y Santuario Laguna de Zumpango, afirmó que las columnas de humo no sólo afectan a los habitantes de Tepotzotlán, sino también a los de Cuautitlán, Huehuetoca, Teoloyucan, Coyotepec, Melchor Ocampo y Cuautitlán Izcalli.


Explicó que entre la fauna silvestre afectada por el incendio que vive en el Área Natural Protegida, se encuentran águilas, gavilanes, colibrís, abejas, zopilotes, cuervos, zorros, liebres, conejos, serpiente de cascabel y hocico de puerco, coyote y ranas, entre otros.

Además de que son dañados árboles de encino, huisaches, cactáceas (biznagas, cardones y nopales), “pues la contaminación producida por el humo del basurero genera plagas sobre la flora y fauna”.

Denunció que durante el operativo de clausura de la Propaem, fueron encontrados desechos tóxicos, biológico infecciosos, y posiblemente radioactivos y explosivos, y fue desalojado el personal que operaba el mantenimiento y control de gas metano, “por lo que no sería raro que la combinación de estos elementos con las altas temperaturas registradas provocaran el incendio”, dijo.

El activista social recordó que a solo unos días de cerrar el tiradero, la Secretaría del Medio Ambiente estatal concedió los permisos para abrir otro basurero a solo unos metros del clausurado, donde camiones de carga provenientes de Teoloyucan, Cuautitlán, Tlalnepantla, Naucalpan, Atizapán, Cuautitlán Izcalli, y de la Ciudad de México, vierten sus desechos.


Ante este escenario, Mariano Cid del Prado reiteró que por la cantidad de humo que ha generado la combustión de basura, hay temor por lo que se está respirando, «por lo que solicitamos la sofocación total del incendio, que las personas más afectadas pueda refugiarse en albergues, y se lleven a cabo consultas médicas para diagnosticar el estado de salud de la población”.

Sumado a este problema de salud y contaminación ambiental, el presidente de la asociación Club Camino Real, dijo que los pepenadores que viven en el tiradero clausurado, “recogen la basura que pueden y por las tardes queman llantas para extraerles el metal, lo que genera más contaminación”.

Recordó que el pasado 29 de abril tuvieron la necesidad de bloquear la autopista México-Querétaro para que el gobierno controlara el incendio y atendiera sus demandas de salud, pero al no ser escuchados han tenido que recurrir a ese tipo de manifestaciones.

Finalmente, explicó que un funcionario de la Secretaría de Gobernación se comprometió a atenderlos a la brevedad, por lo que esperan una respuesta favorable e inmediata a sus exigencias, entre las que se encuentran que las áreas protegidas estatales pasen a ser federales con el fin de que no sean invadidas.


QUE GOBERNACIÓN CONVOQUE A UNA MESA DE TRABAJO

Sobre este tema, el diputado Max Correa Hernández, Presidente de la Comisión de Asuntos Metropolitanos del Congreso del Estado de México, solicitó a la Secretaría de Gobernación que convoque a una mesa de trabajo donde participe la Semarnap y la Profepa, ante el hecho de que el tiradero a cielo abierto se ha convertido en un lugar donde se presume llegan desechos de alta peligrosidad provenientes de la Ciudad de México y de otras entidades.

Argumentó que debido a que este problema trasciende la capacidad del gobierno mexiquense, “urge que las dependencias federales e instituciones académicas participen y realicen un estudio que determine qué sustancias se están quemando, y cuál es su impacto a la salud de los seres humanos y de la biodiversidad de la zona.

“La Secretaría de Gobernación puede darle vista a esta situación e invitar a instituciones de investigaciones como la UNAM y el IPN para que participen, y desde luego, que se deslinden responsabilidades de las empresas, gobiernos municipales y estatal que han vertido residuos peligrosos a ese lugar”.