mayo 18, 2024

Tlalnepantla, Méx. – El diputado Max Corre Hernández hizo un llamado a todos los defensores de la Naturaleza y del Medio Ambiente del Estado de México para que de manera pacífica se exija a las fiscalías del Estado de México y federal aclaren el asesinato de los investigadores y activistas en defensa de los Derechos de la Naturaleza, Álvaro Arvizu Aguiñaga y Cuauhtémoc Márquez Fernández.

En ese sentido, el también dirigente nacional de la Central Campesina Cardenista (CCC) pidió que de manera conjunta se convoque a una cumbre en Defensa de la Naturaleza y el Medio Ambiente del Estado de México.

 

Álvaro Arvizu Aguiñaga, quien se desempeña como coordinador del área Agro ecológica del Centro para la Sustentabilidad Incalli Ixcahuicopa (Centli), proyecto que realiza investigación sobre agua y agroecología promovido por el Centro de Investigación Sierra Nevada de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), murió el pasado 19 de junio a consecuencia de los golpes que recibió por parte de un grupo de sujetos que irrumpieron en su oficina ubicada en el municipio de Tlalmanalco.

 

Asimismo, el pasado lunes 12 de junio atacaron con armas de fuego al apicultor Cuauhtémoc Márquez Fernández cuando se encontraba en su vivienda en la comunidad de la Cañada del Agua, también del municipio de Tlalmanalco. Unos días después el académico de la Universidad de Puebla murió en el hospital de Zentlalpan de Amecameca.

 

Tras lamentar los violentos hechos, Max Correa afirmó que la entidad mexiquense se convierte en uno de los sitios más peligros para las y los que protegen el medio ambiente, la biodiversidad, el agua, los bosques, los ríos y los territorios de los pueblos originarios.

 

«Esta agresión se trata de un ataque directo a un centro de investigación de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), y se trata de personas que tenían un gran compromiso con el Proyecto Sierra Nevada que atiende toda la zona de los volcanes.

 

«Debemos exigir justicia a las fiscalías estatal y de la República porque en esa zona actúan grupos de delincuencia organizada que portan armas largas cuando están deforestando los bosques de los volcanes, por eso urge, y así lo han demandado los ejidatarios y comuneros, una actuación coordinada del Ejército, Marina, Guardia Nacional y Semarnap, y el gobierno del estado.

 

El presidente de la Comisión de Asuntos Metropolitanos del Congreso mexiquense, advirtió que los defensores de la naturaleza están solos, «es una lucha que en ocasiones encabezan de manera solitaria contra de gobiernos municipales o estatal, y sus cómplices que son los intereses de los talamontes o de la mafia inmobiliaria.

 

«Por ello apelamos que se aplique el Acuerdo de Escazú, al cual México se adhirió, y que es de obligación vinculante para proteger a los defensores del medio ambiente y que puedan acceder a la justicia.

 

Finalmente reiteró su llamado para que todos los defensores de la naturaleza en el Estado de México exijamos de manera pacífica y respetuosa se aclare este crimen y convoquemos a una cumbre en la entidad, en defensa de nuestra Naturaleza y el Medio Ambiente.